Inicio » Artículos » Empeliculados

Empeliculados

Empeliculados

Por: Andrés Gómez Morales
Twitter: @dres_canavil

Frente a lo que plantea, en tono de comedia, sobre las dificultades de hacer cine el director y guionista, Diego Bustamante, no va muy lejos. Al contrario nos aleja de los problemas metafísicos del arte y la creación, para llevarnos a terrenos bien transitados en el cine nacional como lo es el realismo social y el humor. En lugar de preguntarse por el sentido y significado del cine desde la posibilidad de una puesta en escena, Bustamante describe de manera humorística la cotidianidad de unos personajes empeñados en hacer una película. Lo curioso es como la historia se centra más en el cómo conseguir los recursos materiales para realizarla, que en el tema, el argumento o el significado de hacerla.

Empeliculados

Con Empeliculados, que se estrena el 20 de abril, nos encontramos con la evidencia de que el cine está más cerca de la industria que del arte. Una película necesaria para la productora que de seguro recuperará su inversión con la fórmula de llevar una historia en formato televisivo del tipo “sitcom Friends” a la pantalla grande. Pues se trata de una nueva versión de la película post navideña de las que llenan las salas de los centros comerciales. Una película de personajes bien definidos por su idiosincrasia social y los límites de las situaciones tragicómicas que enfrentan: sostener una relación de pareja, conseguir el dinero para realizar la película, perder el dinero de manera ingenua, recuperarlo, convencer a un productor para apoyar el proyecto…

Aquí el realismo de los personajes busca la identificación con cierto típico de público y seguro lo logra. No con el fanático de 81/2 o de La Noche Americana, pero sí con el televidente que inmerso en la realidad que le ofrece la cultura del espectáculo y las noticias de entretenimiento, aprecia ver como los demás lo ven. Cada uno de los personajes le ofrecen la complicidad en el chiste flojo que alivia la tensión en la oficina o en la reunión, donde la respuesta de la reina de belleza de turno: “hombre con hombre mujer con mujer del mismo modo y en el sentido contrario”, llena los vacíos de las conversaciones.

Este tipo de cine es necesario gracias a que afirma la industria y le abre posibilidades a películas como Calibre 35, La Estrategia del Caracol, La Gente de la universal, Rodrigo D; que trascienden en el tiempo y se convierten en referentes para directores como el mismo Diego Bustamante, de quien ya se conocía una película más compleja Sin Palabras (2012). Valga decir que entre una y otra no hay un estilo en común, salvo la tendencia a la comedia romántica y de situación con personajes que buscan complicidad con el espectador.